Observatorio

el
Una fiesta de cumpleaños y un profesor de literatura los esperaba con carne de chivo y cerveza. Un domingo sin rumbo, con dos paradas. Primera parada: El hormiguero. Segunda parada: El fin del mundo.
Para llegar al hormiguero, la chica luchó contra las miradas y la imaginación de las bestias de fuego. Lucha vieja y conocida. Una rutina, sin embargo, aún tenía miedo de que la confundieran con una abeja reina y se la comieran. Es que cuenta la leyenda, qué a los dragones les gustan las reinitas. Qué les gusta despellejarlas y comérselas con miel.

Sólo se la saborearon…Salió con vida y el automovilista de la aventura dominguera la esperaba para emprender la ruta. Arrancaron… sin saber muy bien por dónde iban: Tlahuac y Xochimilco. Perisur y el estadio Azteca. Calzada de Tlalpan y la glorieta de las vaqueritas. Perdidos por más de 10 minutos. (Sólo unas horas). Un par de economistas perdidos en el sur de la ciudad. Unas cuantas (muchas) vueltas por Insurgentes antes del llegar al destino final. (jaja)

Lo mejor: Nunca faltó la plática de los viejos tiempos ni de los que están por llegar. Quesadillas y pastel, música, nuevos licenciados y cumpleañeros. Al final del día conafrut y dicen que un caminante…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s