Z y sus sueños

el
Su cabeza estaba cansada, cerró los ojos y parecía que dormía. La casa era blanca y en la sala había margaritas azules enredadas en las paredes. H las había sembrado. Se habían reunido ahí para empezar el viaje a las misteriosas cuevas de San Andrés del Rosario. K estaba haciendo curry de pimienta, llenando la vida con olor a Páprika. G estaba jugando con ceros y unos en el cuarto morado, mientras Z, sentada en las escaleras, miraba a un chico de suéter negro, parado detrás de los ventanales del tercer piso de la biblioteca del centro. Era un chico de dientes blancos, que se mordía los labios sin volver la mirada…Un chico que había aparecido de la nada, con los días contados y la cabeza cansada. Era un maldito extraño, la chica ya sentía ese extraño sentimiento de extrañar lo inextrañable…

Esos son los ventanales de la biblioteca del centro…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s