Frijoles con miel

el
Domingo de resurrección y yo en conafrut a las 6 y media de la mañana, esperando el caminante pa’ regresar a mi casa. Todavía de noche… y cansada por el interminable viaje de regreso a la civilización. Volvía, de esa tierra de rebeldes, volvía de los altos de Chiapas. Volví con el corazón ensanchaooo, mareado, enpulgado, revuelto, lleno de promesas… (Y hasta un poco en contra del sistema económico, que a bien, después de años de estudiarlo, ni he podido defenderlo, ni entenderlo.)

Anduve pensando en cosas, delirando un rato, llenándome de pinolillos, compartiendo la realidad de otros, comiendo pozol, ua con chenec y un poco de itch. Anduve jugando en las montañas sin pensar en el después. Anduve en los cafetales, en el bosque, en un lugar dónde no hay calles ni caminos, un lugar al que sólo llegan los que desde siempre han sabido llegar.
Y allá, en esa tierra de nadie, en esa tierra dónde los hombres son niños, dónde la vida se siente y corre sin prisa, en esa tierra donde no hay prozac ni Internet, se quedó un pedacito de mí, y me robé un harto de ellos…

rufina y joel Elsie en chalcihuitanZaragoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s