El maraton de Manhattan

el
Se acaba el dia y el calor no para. Me amarro las agujetas y me recojo el cabello para que no me moleste. El cielo se pone rosa. No hay ruido, no hay gente, todo sigue igual, como ayer y antier…

Y empiezo a correr. La calle se hace larga larga. Escucho mis pasos en el cemento, los tobillos me arden. A veces hay aire y me gusta. Empiezo en Bitters hasta llegar al CVS, doy la vuelta a la derecha por Nacogdoches… y vuelvo a dar vuelta hasta llegar a Broadway. Regreso 37 minutos despues, con la sangre agitada y repleta de agua salada, y siento como si hubiera corrido el maraton de Manhattan, mi ego aplaude. Somos unas chingonas dice Rojas, me rio… y digo si…a huevo! con una mirada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s