allá vamos!

el
Llegaste a la cocina con un sándwich en uno de los topers baratos, casi desechables, que habíamos comprado en walmart. Con el corazón medio revuelto, tal vez destrozado y confundido. Era utópico. Querías llegar al filo de la tierra, y no descansarías hasta que te acompañara a la playa. Salimos en la mañana, en un greyhound destartalado, con una cobija blanca, trajes de baño y bloqueador. Íbamos sin plan. Podría decir que a la deriva…

Y acamparíamos en la playa o dormiríamos en el piso de alguna iglesia. Comeríamos atún enlatado y nos embriagaríamos hasta que soltáramos las lágrimas. Síiiiii….claro!! Terminamos pagando un cuarto de hotel que costó casi media quincena y desayunamos cóctel de camarones en el club de Yates.

Te acuerdas cuando salimos de la estación? Ni siquiera teníamos un mapa. Ni sabíamos qué tan lejos quedaba la isla. Nuestra primera parada fue el bar irlandés. Vacío y decadente. Y la mujer de voz de rata vieja, llena de tatuajes y aretes, dijo que no llegaríamos. Pero no importó… fuimos a dar a un ferry. Los únicos peatones éramos tú y yo. Querías hablar…y te faltaban las palabras, te sofocaban las palabras.

El agua estaba fría y el mar tranquilo…al rítmo de algo parecido a vodkas sabor frambuesa. Nadie entendía nuestras credenciales…ay! Cuántas cosas seguirán sin ser entendidas. Todavía suena el ska en mi cabeza. Te acuerdas del chico de la armada (o era la marina?) y del gordo pelón?.Aún tengo esas fotos en algún lugar.

Necesitábamos un aventón y sólo conseguimos un taxi, un grand marquis o alguno de esos coches elegantes que usan los taxistas del primer mundo. Cuando llegamos al malecón encontramos a Jeff. Sólo queríamos una foto…y ya ves, no se nos despegó en toda la noche. Qué será de él ahora? Nunca le escribimos.

No fuimos a trabajar el lunes, ni el martes. Ya no nos importaban los aguacates ni las lámparas. Qué irresponsabilidad!. Me alegra haber hecho ese viaje… me alegra haber ido contigo. Acompañarte en el luto, que en realidad era una desolación compartida. Y los licuados de nopal, la búsqueda de la sabiduría musical, las películas (estúpidas) que al final terminábamos odiando, la lectura en el camión, el continental, el café y las teorías de la silla!

Hablé el miércoles a tu oficina… y saliste con otra locura, vaya irracionalidad! Quién sabe quién estará más loca. Seguramente yo! por hacerte caso.
Pero…gracias!

Chicago: allá vamos!
Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Borracho Errante dice:

    Pos mucha suerte. La voluntad del viajero es hambre de infinito. Ojos que miran y regalan pasajes vividos. Esperamos las fotos…

  2. Natalia M dice:

    Hola, pasaba a visitarte, te dejo un saludo, andaré por aqui!XD

  3. Prismatico dice:

    Vas a Chicago? cuando como? porque?

  4. kaluz dice:

    sisisisisisi, en octubre!
    falta un rato…
    pero hay que empezar a prepararse para el viaje!
    será largo largo el recorrido por la ciudad! (unos 42kms!!!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s