mírate mírame

el
El techo, blanco. El tirol: un sin fin de rayitas, de colores, de emociones. De repente, le importa el asoleamiento. Líneas de un lado a otro. Las paredes de transparente papel albanene, las sombras de lápiz…cómo si volvieran a ser planos. Se acerca de puntitas, le gusta jugar con su cabello, lacio, negro, pesado y acercarse a su cuello, si pudiera describir el olor. Tan repentino, fresco, espontáneo, chorreante!…ay! la sensación tan increíble.

Baja corriendo las escaleras de caracol, atraviesa la puerta… y está ahí. Una historia nueva, un lugar, un bagaje, una situación descontrolada y el chico de la mirada tierna y corazón agitado. De labios de papel primavera y dientes filosos. Un chico de rojo, extrañamente feliz, inclinado sobre el escritorio haciendo planos. Lo mira, la mira.

El techo blanco, el despertador, el sueño.
Se acurruca en las sábanas y se voltea, para seguir durmiendo.
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Anonymous dice:

    que linda, me gusta mucho lo que escribes y me encanta tu forma de pensar, por eso te quiero tanto!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s