Irán

Durante el discurso en la conmemoración de la revolución Islámica de 1979, el presidente Iraní anunció que además de tener planes para lanzar un satélite, no retrocederá en el enriquecimiento de uranio, sin importar las presiones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.
Rusia ha expresado su preocupación al enterarse de los planes que tiene Irán de lanzar un satélite, dado que la tecnología necesaria para poner satélites en órbita también puede utilizarse para lanzar armas. Esto, a pesar de que Rusia puso en órbita tres satélites en octubre pasado. Según Irán, el objetivo de su programa nuclear es la generación de energía eléctrica, sin utilizar reservas de petróleo que prefiere vender al extranjero. Debido a la falta de transparencia en el funcionamiento de sus plantas, la comunidad internacional ha manifestado su preocupación y aumentado la vigilancia en Teherán. Como consecuencia, en los últimos años el objetivo principal de la política exterior de Washington hacia el Medio Oriente se ha enfocado principalmente en los planes de Irán.

Parece que la administración de Bush le apuesta a la contención de Irán como tal vez la única solución a los múltiples problemas del Medio Oriente. El Vicepresidente Dick Cheney ha mencionado en repetidas ocasiones que harán todo lo posible para prevenir que Irán obtenga armas nucleares y domine la región.

El primer programa nuclear de Irán se puso en marcha en la década de los sesentas bajo el gobierno de Shah. En 1957 Estados Unidos e Irán firmaron un acuerdo de cooperación nuclear como parte del programa Átomos para la paz. Bajo este acuerdo Estados Unidos se comprometía a proveer asistencia técnica y proporcionar uranio. Una década más tarde se creó el centro de investigación Nuclear de Teherán y para 1968 ya se había firmado el tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

En aquel entonces, el programa nuclear avanzó poco y fue abandonado después de la revolución de 79, cuando el gobierno del primer ministro Mehdi Bazargan decidió que Irán no necesitaba energía nuclear. Canceló los programas que había acordado con Francia, Estados Unidos y Alemania; el conflicto con estos países se extendió hasta los ochentas

A mediados de los noventa Irán retomó su programa nuclear y a pesar de que insistía seguir al pie de la letra el tratado de no proliferación de armas nucleares, en el 2002 Washington encontró documentos que revelaban un programa clandestino. Debido a la alta probabilidad de sanciones por parte de la comunidad internacional el presidente Khatami accedió en el 2003 a suspender la acumulación de uranio y permitir inspecciones por parte de la Asociación Internacional de Energía Atómica. Pero cuando en Agosto del 2005 Khatami fue remplazado por Mahmoud Ahmadinejad Irán retomó la tarea de transformar el uranio en gas.

Y parece que ahora las negociaciones volvieron a la primera base, pues el nuevo responsable en Irán de llevarlas acabo anunció en noviembre del 2007 que ninguna de las discusiones previas fueron relevantes.
En diciembre del año pasado el Director Nacional de Inteligencia John Negroponte, dijo que las investigaciones que ha realizado la agencia, lo llevan a creer que Irán adquirirá una capacidad nuclear dentro de cinco o diez años. Por lo que por el momento no es una amenaza inminente ni para los Estados Unidos, ni para el Medio Oriente. Esta evaluación es aún más realista cuando se toman en cuenta los numerosos desafíos que se deben de superar cuando se desarrollan armas nucleares.

De acuerdo con Vali Nasr and Ray Takeyh investigadores del Council of Foreign Affairs los ingredientes necesarios para detener exitosamente el programa nuclear Iraní simplemente no existen.
Mencionan también que Irán es tan sólo un estado oportunista que busca asegurar su predominancia en su vecindario y que intentar detenerlo a través de despliegues militares y alianzas antagónicas llevará a Washington al fracaso. Los investigadores concluyen su artículo publicado este mes en la revista Foreign Affairs, que retomar las relaciones diplomáticas y económicas entre Irán y Estados Unidos, así como una posible colaboración en Iraq puede ser el paso fundamental para negociar la situación del programa nuclear de Irán y sus obligaciones bajo el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s