La Audiencia

sick-leave-supporters-_dunn
Lista para hablar ante las cámaras…

La semana pasada tuve la oportunidad de testificar ante la legislatura de Filadelfia para responder preguntas sobre el impacto que pueden tener proyectos de ley que garantizan licencia pagada por enfermedad (de cinco a siete días) a los trabajadores de esta ciudad.

Los argumentos son sencillos e intuitivos. Todos nos enfermamos en algún punto de nuestras vidas y todos necesitamos tiempo para recuperarnos. Ya sea de un resfriado común, una varicela o una fractura, no hay quien se salve. Tal vez el enfermarnos sea una de las pocas cosas que todos los seres humanos tenemos en común. Sin embargo, no todos tenemos tiempo para ir al doctor o para cuidar de nuestro pariente enfermo. Para algunas personas, dejar de trabajar un par de días por motivos de salud representa no poder pagar la renta al final de mes o no tener suficiente dinero para poner comida en la mesa. La mayoría de los países tienen seguros de discapacidad o licencia de maternidad, pero las cosas no son así en la tierra del sueño americano. Suena inimaginable que los trabajadores en Estados Unidos no tengan este fundamental derecho laboral, pero es cierto.

Este tipo de políticas traen beneficios de salud pública para toda la comunidad, seguridad económica (¡y paz mental!) para los trabajadores, así como mayor retención y productividad para los empleadores. Sin embargo, hay muchos intereses que están cabildeando en contra de este tipo de legislación usando la crisis económica y a los pequeños negocios como pretexto para oponerse. Desafortunadamente, son los trabajadores de bajos ingresos y los que tienen menos probabilidades de tener una red de seguridad sólida los que menos acceso tienen a este beneficio.

En las audiencias en las que participé expliqué los enormes beneficios que traerán estas políticas a la comunidad. Mi participación se limitó a tres minutos ya que la lista de testigos de ambos lados es larga. En las audiencias también testificaron trabajadores, miembros de sindicatos, doctores, abogados, dueños de negocios, así como miembros de la cámara de comercio.

Ya se pueden imaginar el contraste de la escena. De un lado los representantes de los grandes capitales. Todos ellos hombres blancos, de traje sastre negro, con corbata de marca y portafolio de piel. Del otro lado los humanistas. Trabajadores y dueños de pequeños negocios, pertenecientes a grupos minoritarios e inmigrantes,  con ropa modesta, con pancartas. Me imagino que es la lucha del bien contra el mal, de David contra Goliat. Me gusta pensar que estoy del lado correcto, ya lo dirá la historia. Pero quiero  pensar que los que buscamos el trato digno de las personas siempre estaremos del lado correcto de la historia.

Hoy el consejo de la ciudad de Filadelfia votó con respecto a este proyecto de ley. Con 11 votos a favor y seis en contra, el consejo pasó los días pagados por enfermedad. Sólo queda que la ley sea aprobada por el alcalde… ¡En hora buena, ojalá que el alcalde firme en cuanto antes ésta ley!

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Christine dice:

    You are of course on the right side, Claudia! That is very important for every employee! Thank God we have good working conditions in that case in Germany! Very interesting!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s