Por fin todo en su lugar

el

A principios de diciembre nos cambiamos de departamento. Sólo por el gusto de probar algo nuevo y estar más cerca de todo.  Claro que antes de tomar la decisión, revisamos cuidadosamente la lista de los pros y los contras, vimos muchos departamentos y tratamos de imaginar la vida en otras zonas de la ciudad. Revisamos rutas del transporte público y que tan bien estaríamos conectados a los lugares que nos gusta ir y a las cosas que nos gusta hacer. Ya tomada la decisión, fue con una mezcla de sentimientos y la lagrimita remi que vaciamos el viejo departamento, para botar todos nuestros tiliches en nuestro nuevo hogar. Ahora vivimos en Glover Park, cerca del observatorio naval y de la embajada de Rusia, a cinco minutos caminando de la clase de yoga y del súper (yay!).

De un edificio viejo, construido en los sesentas, nos mudamos a otro más viejo, construido en los años veinte. El estilo “vintage” de nuestro hogar se ve reflejado en los radiadores que lo calientan, en las pequeñas ventanas victorianas con unidades de aire acondicionado, en las chapas de las puertas, en la lavandería en el sótano del edificio y en el diseño del baño, que la guía de rentas lo cataloga como art deco.

A pesar de su vejez, el departamento tiene buena distribución, pisos de madera y closets muy amplios, lo que le hace falta a las nuevas construcciones en el noreste del distrito. La cocina está renovada con gabinetes, horno y refrigerador blanco, además de tener estufa de gas.

Tenemos mucha luz y estamos en el tercer piso, de tres que son, así que ya no nos despiertan los tacones de los de arriba el sábado por la mañana. Cada piso tiene tres departamentos y… ¡no hay elevador! Así que nos estamos re-entrenando para subir las escaleras, que se dice fácil, pero con súper, se requiere de un gran esfuerzo.

Estamos emocionados por el cambio, y para celebrar compramos un comedor y un escritorio de IKEA (los que teníamos los compramos de segunda mano cuando recién llegamos) . Fue mucho trabajo empacar, desarmar, mover, desempacar, armar y acomodar todo… pero ya acabamos, ¡por fin! El fin de semana estuvimos colgando nuestros cuadros y ya estamos listos para recibir visitas…

Y así, empezamos un nuevo año desde una nueva ubicación en el mundo :)

unnamed4

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Iván Mendoza dice:

    Los moradores de su nuevo edificio son muy afortunados al tenerlos a ustedes de vecinos. Mucha suerte en su nuevo hogar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s