Intercambio de pensamientos

Miles de experiencias, voces, sentimientos escapan nuestra conciencia. Y quién puede culparnos, si lo único que percibimos es lo que está a nuestro alcance, lo que conocemos. Nos volvemos el centro. Es aún más fácil si formamos parte del grupo dominante de la sociedad; si nos vemos reflejados en la narrativa colectiva que dicta arbitrariamente el valor de las personas y de las cosas, quién sí y quién no. Pero tenemos la obligación de expandir nuestro nivel de conciencia, de ir más allá de lo que vemos en primer plano;  ver desde el otro lado. La justicia social exige este entendimiento…pero si es difícil entendernos con los que compartimos la sangre, imagínense con los “otros,” con los que no comen nuestra comida y no entienden nuestras palabras.

Desde el miércoles estoy en Aspen empujando los límites de mi conciencia en thinkXchange el foro nacional de soluciones para dos generaciones (2Gen). Nos reunimos muchas de las personas que estamos trabajando para eliminar la pobreza en Estados Unidos y que en nuestro trabajo reconocemos que las intervenciones son más efectivas si son coordinadas y entienden las necesidades de las familias que apoyan. Un programa de capacitación laboral es inútil si la madre que lo necesita para aumentar sus ingresos no puede asistir porque no tiene con quién dejar al bebé.

En lugar de ser una aburrida sucesión de conferencias, thinkXchange, que terminó hoy, fue un intercambio de ideas y pláticas con compañeros haciendo lo mismo del otro lado del país. Una gran oportunidad de aprender de los errores y éxitos de otros programas, y de absorber toda la energía, el conocimiento, la pasión y entrega de grandes activistas. Además de todo, la sede de la conferencia, el Instituto Aspen, al pie de las montañas con colores de otoño, fue la cereza del pastel (¡y no me pregunten de la comida!). Que gusto llegar y mirar las montañas adornadas de pinos y árboles amarillos, y en el cielo un arcoíris.

Además de las sesiones plenarias, asistí a la plática de evaluación de programas de dos generaciones (porque es mi responsabilidad evaluar los programas de la fundación para la que trabajo, ¡necesito aprender lo más que pueda!), diseño de políticas públicas con un enfoque de dos generaciones, y el poder de la filantropía para encender y acelerar el cambio social. Mi favorita, fue la plenaria de ayer en la noche. Qué entusiasmo y elocuencia la de Gyassi Ross para transmitirnos que la herramienta más importante que tenemos es contar historias. Pueden verla aquí, se las recomiendo mucho—está en inglés. Mañana que esté en el aeropuerto esperando mi conexión a DC escribo las aventuras en Aspen :)

IMG_8439-0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s