Sábado en el museo

El fin de semana fuimos a visitar a Pris. El plan original para el sábado era patinar en el parque central. El mes pasado que nos vimos patinamos en la pista del jardín de las esculturas. Pris recordó lo divertido que es y queríamos repetir la experiencia. El frío de febrero—siempre el más duro del invierno—cambió nuestros planes. Con una mínima de 16 bajo cero, que en realidad se siente como menos 23 considerando el factor viento, decidimos quedarnos bajo techo y explorar el museo de historia natural.

Habiendo ido a otros museos de historia natural miles de veces—no estoy exagerando aquí—llegué sin expectativas y tal vez con un poco de apatía; pero las cosas cambiaron rápidamente cuando empezamos a pasearnos por las salas medio añejas del museo. No sólo la diversidad y la cantidad de animales en exhibición es sorprendente, sino que cada diorama presenta el entorno natural de cada especie a gran detalle, casi envolviéndote en la escena, como si pudieras cerras los ojos y transportarte a ese lugar silvestre en el que en realidad nunca hemos estado. Si no fuera por las luces de que se reflejan en las ventanas de los aparadores…

 

En la sala de México nos tomamos fotos con el calendario azteca y la cabeza olmeca, leímos también un poco de la huasteca. En la sala de los bosques vimos una rodaja del tronco de una sequoia que vivió 1,400 años y alcanzó los cien metros. Y en la sala de los pueblos del pacífico vimos el monolito del Rapa Nui, sorprendente por su tamaño y cara tranquila.

Seguimos avanzando y viajando entre continentes y épocas. Hasta que llegamos a la sala de los dinosaurios, una de las más populares de la visita. Justo a principios de este año el museo añadió el esqueleto del dinosaurio más largo que se ha encontrado, de casi cuarenta metros de largo. Es tan grande que su cabeza se asoma por la puerta de la sala que lo alberga, y parece que saluda a los curiosos que llegan a conocerla—o conocerlo, pudo haber sido macho.


Nunca he visto “una noche en el museo,”— ¡vi la dos!—pero ahora, después de mi visita el sábado, no puedo esperar para verla.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. p dice:

    la proxima vez que vengas la vemos! jajajaja….hubieras escrito de la fila larga larga y la gran multitud…lov ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s