El Exorcista

Mi amigo Pakis es fan del cine de terror, y su película favorita (de todos los tiempos) es “El Exorcista.” Este invierno se cumple cuarenta años desde que las aterradoras escenas de la película llegaron a las salas del cine, y para celebrar, por cuarenta días consecutivos Pakis estará contándonos la historia en fragmentos de 140 caracteres, vía twitter, usando el hashtag #XLannorum.  Esta singular cuaresma me inspiró a buscar detalles desconocidos sobre esta película y su origen. Lo que me llamó más la atención es que la película, ambientada en el vecindario de Georgetown, en Washington, D.C., está supuestamente basada en hechos reales.

H bajando las escaleras de la calle M que aparecen en la película del exorcista.

William Blatty, autor de la novela en la que se basó la película,  era estudiante de literatura en la Universidad de Georgetown cuando el Washington Post publicó, en agosto de 1949, una serie de artículos que narraban la historia de un exorcismo en Mt Rainier (área metropolitana de D.C.). Un niño de 14 años había sido poseído por el demonio y consecuentemente liberado por sacerdotes católicos.

Los jesuitas que llevaron a cabo el ritual de exorcismo tuvieron que repetirlo entre 20 y 30 veces para poder liberar al niño. En cada una de las veces que se llevó a cabo el ritual,  el niño irrumpió en berrinches violentos gritando groserías y frases en latín, idioma que no había estudiado antes. La historia salió a la luz después de que un pastor habló del caso ante la sociedad de parapsicología en una de las bibliotecas públicas de D.C. El pastor mencionó que la familia había estado experimentado eventos muy extraños incluyendo: sonidos raros que emanaban de las paredes de la casa, movimientos inexplicables de la cama en la que dormía el niño, y la constante caída al suelo de pequeños objetos. Los sacerdotes que exorcizaron al niño confirmaron haber visto que la cama en la que dormía el poseído temblaba violentamente y se movía de un lado a otro. Y la tía del niño confirmó de haber visto como el colchón levitaba.

Blatty contactó al sacerdote que realizó el exorcismo en 1949. El sacerdote había mantenido un diario en el cual narraba día a día  y con mucho detalle los acontecimientos del exorcismo, que duró dos meses. Blatty se basó en este diario para escribir su novela, y para  proteger la identidad del niño de Mt. Rainier, la protagonista de su historia es una niña de 12 años. Algunas copias de este diario todavía existen y una de ellas se encuentra en la arquidiócesis de Washington.

Con poca experiencia en el tema de películas de terror, todo lo que les cuento me pareció muy sorprendente. Me dio miedo pensar que las burdas escenas de la película pudieron haber sido reales y que sucedieron muy cerca de donde vivo. Muy incrédula de que la película estuviera basada en hechos reales, y, convencida de que es una farsa, busqué los artículos que publicó el Washington Post en el verano de 1949…Y sí, aquí el artículo que inspiro la película que nos ha dado pesadillas a todos y al día de hoy sigue siendo referente obligado para el cine de terror.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s